jump to navigation

Holones y evolución 4 de diciembre de 2010

Posted by Alejandro Luna in Uncategorized.
trackback

Por Alejandro Christian Luna


En el principio de la vida en la Tierra, los diferentes elementos básicos existentes se vincularon y metamorfosearon entre sí para formar algo mucho más complejo: moléculas. Si bien estas moléculas no negaban ni destruian a los elementos, eran mucho más que esos elementos por sí mismos, pues poseían otras características y potencialidades.
La dinámica de la evolución siempre se ha valido de sucesivas complejizaciones, aquellas capaces de trascender un nivel anterior pero sin llegar a destruirlo totalmente.
En este sentido, podemos decir que el universo manifestado consiste en una serie infinita de holones. Como dice Ken Wilber, “que todas las cosas sean holones significa que todas las cosas son contextos que se hallan dentro de otros contextos y que cada contexto aporta un significado nuevo y auténtico al holón original”. Un holón es a la vez todo y parte. Es un sistema o fenómeno que es un todo en sí mismo así como parte de un sistema mayor; trasciende el sistema anterior sin negarlo ni destruirlo, y a su vez es trascendido por un sistema mayor que lo contextualiza. Una molécula de agua es más que la suma de átomos de hidrógeno y oxígeno.

Cuando los diferentes tipos de moléculas recién formadas aprendieron a vincularse entre sí, generaron diversos tipos de células complejas, actualizando algo que siempre estuvo implícito: la vida. Así, la vida se disparó en el planeta a partir de organismos uni y pluricelulares, que a su debido momento alcanzaron un piso/techo determinado, el reino de lo vegetal.
Las sucesivas complejizaciones e interacciones fueron creando cada vez mayor cantidad de formas de vida; plantas, algas, bacterias, virus, peces, ranas, pájaros, moluscos, tiranosaurios, puercoespines, ballenas, humanos.
Toda la dinámica de la evolución se basa en dos o tres procesos básicos, vinculación, complejización y sensibilización en aumento. Eso es lo que permite dar un salto a algo completamente nuevo, impensable para el nivel (holón) anterior. El universo acuático es absolutamente incognoscible para el universo del oxígeno. El universo casi inmóvil de los árboles, tan sólo podría soñar con los coloridos paisajes boscosos que los pájaros observan desde el cielo, propio del universo de aquellos seres capaces de volar y de ver.
La conciencia potencial, dormida en los átomos, sueña en las plantas y despierta en los animales. Se hace conciente de si misma (autoconciente) en el animal humano.

Estos saltos en la evolución (que no tiene un ritmo continuo como a veces tendemos a pensar) provocan momentos muy críticos y significativos, que hacen tambalear las estructuras anteriores cuando aún no se ha estabilizado la nueva estructura (es lo que los astrólogos generalmente relacionamos con la cualidad uraniana).
Si hacemos una analogía entre la dinámica de la evolución biológica y la de la conciencia (que en realidad forman parte de una misma evolución), podemos ver y sentir que el actual momento de la Tierra se encuentra en una crisis de fase. El nivel de inteligencia que generó a la mismísima evolución apelará como siempre a la intensificación de más vincularidad, complejidad y sensibilidad.
Son justamente estos tres principios los que como especie terrestre autoconciente tendremos que aprender a entrenar si es que queremos acceder al próximo nivel evolutivo. En realidad, puede que no queramos, pero la evolución sí, y lo ha demostrado a través de millones de años y en forma inexorable.

Una conciencia que no se focaliza en la sensación de ser “yo” sino en lo vincular, que es lo suficientemente rápida y libre para poder complejizarse acorde a las siempre cambiantes circunstancias de cada momento, y con la sensibilidad suficiente como para resonar amorosamente con todos los seres del planeta; esa conciencia es la que está a punto de despertar, sufriendo y gozando los dolores de un parto que no acaba sino de comenzar.

Fuente: Revista Uno Mismo. Argentina
Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: