jump to navigation

Avatar, consciencia planetaria 23 de diciembre de 2010

Posted by Alejandro Luna in Uncategorized.
trackback

Cuando una obra artística (sea en pintura, literatura, música o cine) se hace muy pero muy popular, podemos inferir que hay un mensaje que está resonando en el inconciente colectivo de la humanidad; y al tocar esas fibras tan profundas y esenciales, la obra se transforma acaso en un clásico.
Si de cinematografía se trata, el film más taquillero de la historia hasta estos momentos había sido Titanic (1997), recaudando 1.800 millones de dólares. Como sabemos, cuenta una historia de amor entre dos jóvenes en medio de la ida a pique del transatlántico más enorme y lujoso construido hasta esa fecha. De alguna manera, la historia prefiguraba el colapso de una economía basada en el “colosalismo”, el barco más grande, más lujoso, los motores más poderosos y más gastadores de combustible. Todo a lo grande y sin la menor conciencia del costo (a la totalidad de la Tierra y de la humanidad) que implica una economía del tipo capitalista / industrialista salvaje. También una dolorosa enseñanza a la soberbia humana, el barco “inhundible” se hunde en su viaje inaugural. La película ganó 11 Oscars de la Academia de Hollywood y fue vista una y otra vez por miles y miles de personas. Y a decir verdad, estaba muy buena.

Cosmos y Psique
Esta correspondencia dentro-fuera o arriba-abajo al decir de Hermes Trimegisto, fue exhaustivamente desarrollada por Richard Tarnas en su obra Cosmos y Psique. Analizó a la luz de la historia los ciclos diacrónicos y sincrónicos entre la mayoría de los planetas sociales y generacionales mostrando innumerables relaciones significativas.
En el momento en que escribo este artículo, Saturno, Urano y Plutón comienzan a hacer entre sí una tensa configuración en el cielo. El arquetipo plutoniano dionisíaco intensifica a gran escala el arquetipo prometeico uraniano de rebelión y libertad, a la vez que Urano libera inesperada y creativamente las fuerzas elementales de Plutón. Saturno aporta contricción, una sensación de fin de época y seria y adusta gravedad. Los aspectos entre Saturno y Plutón presionan a la humanidad a enfrentar lo más doloroso y destructivo que sus acciones producen, pero fundamentalmente apuntan a cualidades forjadoras de conciencia. Gracias a Urano, esta toma de conciencia adquiere el grado de revelación.

En cada momento actúan “arquetípicamente” en forma simultánea todos los planetas. De ese caudal de efectos y de información intentamos aislar un clima que sabemos que es significativo porque posee ciertas cualidades y no otras. Pero ese clima nunca puede repetirse tal cual, pues el contexto general (los demás planetas) siempre está cambiando. Si aislamos una parte del todo estamos fragmentando, pero sólo así podemos observar y estudiar el fragmento en cuestión y ver si su cualidad energética se repite y cómo. Por ejemplo, si analizamos el tiempo de Urano-Plutón, tendrá ciertas cualidades que convivirán con las cualidades de otros aspectos que se estén dando en ese momento. Cuando se integren Saturno, Urano y Plutón las cualidades arquetípicas comenzarán a fundirse y a interactuar entre sí de acuerdo a la energía característica de cada factor.
Como bien apunta Tarnas, los patrones sincrónicos comprenden casos en que acontecimientos de cualidades arquetípicas afines tienen lugar simultáneamente en diferentes culturas o en vidas individuales, como revoluciones o descubrimientos científicos que se dan de manera independiente o en países alejados. Los patrones diacrónicos se observan cuando los acontecimientos que tienen lugar con cierto alineamiento se hallan en estrecha correlación histórica con acontecimientos anteriores y posteriores de los mismos planetas, sugiriendo el despliegue de una temática a través de los años.
Si analizamos la acción conjunta de Saturno, Urano y Plutón, veremos que tuvieron protagonismo a mediados de la década del 60, entre 1930 y 1931 y entre 1898 y 1901.También entre 1818 y 1819, entre 1794 y 1795 y ahora entre 2010 y 2012.
Teniendo en mente las cualidades arquetípicas indicadas anteriormente contemplemos el contexto histórico de esos años.

1794/1795: En 1794 el gobierno revolucionario francés abolió la esclavitud. Época del Terror, posterior a la Revolución Francesa. Según algunos historiadores, el Terror estaba caracterizado por la brutal represión mediante el recurso de terrorismo de Estado.
1818/1819: En América del Sur se liberan muchos países del colonialismo español. En Europa se publica Frankenstein, novela gótica que describe la parte más sombría de la voluntad tecnológica. El filósofo alemán Arthur Schopenhauer publica El mundo como voluntad y representación, impulsando a la mente occidental a reconocer el sufrimiento de toda vida, no sólo la humana.
1898/1901: Comienza la segunda etapa de la industrialización. Se asienta la base técnico-científica del capitalismo monopólico e imperialista. En 1898 H. G. Wells publica La guerra de los mundos. En diciembre de 1900 el físico alemán Max Planck, presenta su teoría cuántica. En 1901 Marconi consigue que las ondas eléctricas crucen el Atlántico. Millones de europeos pobres emigran principalmente hacia los países de América y Australia.
1930/1931: Desestabilización política y económica debido a la caída de la Bolsa. Ascenso de posturas totalitarias y racistas. Liberación del núcleo del átomo en el Cavendish Laboratory (1932).
1964-1966: La filosofía “hippie” se esparce por el mundo con sus protestas antibelicistas y su libertad sexual. En 1965 se aprueba la primera ley norteamericana para proteger especies en peligro. James Lovelock desarrolla la hipótesis Gaia, presentada en 1968.
2010-2012: Crisis del capitalismo a nivel mundial. Efectos evidentes del calentamiento global y de la crisis energética. Un afroamericano es presidente de Estados Unidos. Casi 2.000 millones de personas podrán comunicarse por Internet.

Una espiral de significados
La acción de la película transcurre entre mayo y agosto del año 2154, y si bien podemos decir que nuestra Astrología tropical no tiene por qué ser eficaz en otro sistema planetario, por supuesto lo sigue siendo en nuestro sistema solar. En la Tierra la crisis energética parece terminal, y una poderosa empresa multiplanetaria (ya no multinacional) no duda en arrasar la biodiversidad de Pandora para conseguir una materia prima súper valiosa, arrasando la flora, la fauna, los indígenas y su cultura.
Desde la Tierra, Urano y Plutón ya están en aspecto tenso, y paulatinamente Saturno se integra a la configuración. El aspecto más cerrado se hará hacia 2157, donde podríamos asistir a un recrudecimiento de los conflictos con los na’vi. Es decir, estimo que lo que ocurre en la película es el prolegómeno de conflictos mayores (ver fig.1).
El director James Cameron había pensado en una trilogía para esta historia, del éxito de la primera parte dependía si se hacían las demás. Por suerte veremos qué ocurre en las próximas secuelas, pero es probable que en 2157 haya una definición. Desconozco si Cameron tiene “asesores” astrológicos, realmente no me parece. Lo que estoy seguro es que no se trata de casualidad sino de a-causalidad, Cameron contacta con el plano arquetípico a todo nivel (no en vano es Luna en Piscis y Sol sextil Neptuno)2.

cameron carta natal

Si observamos la Carta Natal de Cameron (sin hora conocida, ver fig. 2) podemos apreciar también el contacto de Urano, Júpiter y Neptuno, prefigurando aptitudes –entre otras cosas– para el cine y la tecnología de avanzada. Júpiter y Urano habilitan la apertura de nuevos horizontes, rupturas creativas gozosas, expansión creativa, etc. Muchos críticos no dudan en afirmar que la versión en 3D de Avatar significa un antes y un después en cuanto a la experiencia cinematográfica del espectador. Lo neptuniano también parece materializarse (valga la paradoja) no solamente en los ambientes oceánicos de otras de sus películas (El Abismo, Titanic) sino en la alucinante flora y fauna de Pandora. Un viaje psicodélico acaso nunca estuvo tan bien filmado, y me recuerda esa frase de William Blake contenida en El matrimonio del cielo y el infierno: “Si las puertas de la percepción se purificaran, todo se le aparecería al hombre tal como es, infinito”.
Cameron además cuenta con toda la potencia, la capacidad de trabajo y la obsesividad que puede tener un plutoniano. Es decir, por sus energías (pese a no tener la hora de nacimiento) cuenta con suficiente cualidad transpersonal como para contactar con temáticas arquetípicas de enorme impacto en el inconciente colectivo.
Teniendo en cuenta fundamentalmente los patrones diacrónicos, observamos que hay un hilo conductor entre los sucesos indicados antes y la época en que ocurre la acción de la película. El inconciente no sabe discriminar entre realidad y ficción.

Lo notable de la configuración de 2157 es que es similar a la de julio de 2010 (ver fig. 3), la T cuadrada también se hace en signos cardinales (con la fuerza activa que eso conlleva), Saturno en Libra, Urano en Capricornio (donde ahora está Plutón), y Plutón al principio de Cáncer en oposición al lugar que ocupa actualmente. La última vez que Plutón estuvo en Cáncer (1914-1939) sincronizó con los arranques de patrioterismo que arrasó buena parte del planeta durante la primera y segunda Guerra Mundial. Urano en Capricornio sincronizó con la caída del Muro de Berlín y la glásnost (en ruso, apertura, transparencia) política que liberalizó la Unión Soviética e independizó muchas de sus repúblicas. También habilitó la actual Internet con la integración de los protocolos OSI en su arquitectura, iniciando la tendencia actual de permitir no sólo la interconexión de redes de estructuras dispares, sino también la de facilitar el uso de distintos protocolos de comunicaciones.
La T cuadrada de 2157 es una vuelta en espiral de los temas que tocamos antes, revolución, libertad, conciencia del daño que provoca nuestra ambición, poder de cambio gracias a la tecnología, búsqueda del equilibrio global, amor más allá de la distancia, el color de piel o la especie a la que pertenecemos.

Hay temas que considero esenciales de esta configuración triplanetaria donde me apoyaré para analizar algunas escenas de la película. Estos temas son 1) Imperialismo y revolución. 2) Hibridación. 3) Avances tecnológicos. 4) Interconexión entre todos los seres.
Sabiendo que estos temas se interpenetran en la historia y en el film, tanto causal como sincronísticamente, intentaremos primero un análisis para llegar a la síntesis posterior.

Una vuelta de Júpiter después, el director canadiense James Cameron lo hizo otra vez. La película Avatar rompió el record de Titanic, recaudando hasta ahora, a poco de su estreno, más de 2.100 millones de dólares. ¿Qué será lo que ahora resuena tan fuerte en el inconciente colectivo?

Avatares en un mundo nuevo
Antes de seguir, sepan que hablaremos del argumento de la película, así que si pretenden verla, pasen a otra nota y vuelvan cuando la hayan visto, cosa que aconsejo si gustan de la Astrología y del cine.
La acción ocurre en Pandora (un satélite del planeta Polifemo) en el año 2154. El lugar es habitado por unos alienígenas del tipo humanoide de la raza na’vi, con la que los humanos se encuentran en conflicto debido a que uno de sus clanes (los Onomaticaya) se encuentra asentado alrededor de un gigantesco árbol que cubre una inmensa veta de un mineral muy cotizado -el unobtanium- y que supondría la solución a los problemas energéticos de nuestra Tierra. Jake Sully, un ex soldado que quedó en silla de ruedas, es seleccionado para participar del programa Avatar, un proyecto que transporta la mente de los científicos a unos cuerpos genéticamente modificados, para que así la comunicación con los nativos resulte más sencilla. Pero el fin científico del proyecto es una mera excusa, el coronel Quaritch, quien dirige militarmente a los humanos en Pandora, convence a Jake para que le proporcione información de primera mano en caso de que fuera necesario recurrir a la fuerza para que los Onomaticaya se marchen. En un principio, Jake cumple su misión, pero se enamora de una hembra na’vi, Neytiri, y se da cuenta de que éstos jamás renunciarán a su hogar, haciendo inevitable un conflicto armado.

Como verán, hay poco de novedad contado de esta manera. De hecho, las películas Danza con lobos, Pocahontas y El último samurai son estructuralmente similares. Un hombre de una cultura “avanzada” y enemiga se enamora de una beldad lugareña, cambia de bando (se pasa a los buenos), combate, gana o pierde y fin de la historia.
Pero la obra artística, si realmente puede significar algo válido, tiene muchas maneras de ser interpretada: sociológicamente, estéticamente, psicoanalíticamente, etc. El autor José Antonio Delgado González analiza la película a través del filtro junguiano, mostrando los varios arquetipos que aparecen en el film: el de los hermanos gemelos, el anima y el animus, el Sí-mismo, la lucha entre el puer y el senex, etc. Sumaremos más tarde el punto de vista astrológico para obtener más información.

Para empezar, el concepto de “avatar” remite, en el marco del hinduismo, a una encarnación terrenal de un dios, en particular Vishnú. La palabra también se utiliza para referirse a encarnaciones de Dios o a maestros muy influyentes de otras religiones. Quienes se inscriben en el movimiento New Age suelen llamar avatares a figuras como Cristo, Buda, Lao Tse, Zoroastro, Ramakrishna, Sai Baba, Quetzalcoatl, Krishnamurti, Mahoma y otros. Siempre se trata de seres humanos investidos de una gran espiritualidad e imbuidos por una energía divina.

Por otro lado, en Internet y otras tecnologías de comunicación modernas, se denomina avatar a una representación icónica, generalmente humana, que se asocia a un usuario para su identificación. Los avatares pueden ser fotografías o dibujos, y de alguna manera representan nuestro doble digital; también son utilizados en juegos online y de rol.
En la película, gracias a la tecnología, la consciencia de un ser humano puede trasladarse a otro cuerpo, en este caso a un híbrido de humano y na’vi. Ese cuerpo casi artificial es un vehículo con ADN mixto especialmente preparado para vivir y respirar normalmente en Pandora. Es interesante que este Avatar tiene la piel azul como muchas deidades hindúes (Krishna, Shiva, Vishnú, etc.). Lo nuevo en este caso es que nuestro héroe no es del todo humano; desde el punto de vista físico es un híbrido dispuesto a hibridarse aún más con la raza nativa. (Desde el punto de vista hindú, un avatar también sería una especie de híbrido o mestizo interdimensional, pues aquí lo que se mezcla sería el plano espiritual y el plano material en un ser de carne, hueso y psique).

En el momento evolutivo que atraviesa nuestro planeta, meditar sobre mezcla, mestizaje e hibridación es fundamental. Nosotros, terrícolas, amamos apegarnos a una raza, una religión, un país, un partido político o un club de fútbol. Cuanto más identificados estamos con ello, más ajeno nos parecerá todo lo que dejamos afuera. Digo ajeno por no decir hostil. Así que cuando los enemigos no son los hutus, serán los serbios, los musulmanes, los salvajes unitarios, los infieles, los judíos o los hinchas de Boca y Huracán. Todo depende de donde pongo (o me pusieron) la identificación consciente.
Entonces el paso siguiente es darnos cuenta que no somos argentinos (o lo que sea) sino que profundamente somos terrestres. Lo que se viene dando cada vez con más intensidad es el choque de culturas, de nidos, de tribus, a fin de despertar en algún momento una conciencia planetaria. Creo que de eso tratará la Era de Acuario. En ese sentido puede decirse que Avatar es una película acuariana. Aquí nuestro héroe, se identifica totalmente con una raza alienígena sin perder su humanidad esencial.
En la evolución de la conciencia suele hablarse de tres fases: prepersonal / personal / transpersonal. O egocéntrica / sociocéntrica / mundicéntrica. Como tantas veces indicó Ken Wilber, el ego es biocéntrico y está atado al cuerpo, luego aprende a identificarse con su entorno cultural para poder llegar a adoptar una conciencia global y mundicéntrica. Justamente esa conciencia es el trampolín hacia la conciencia espiritual, cósmica o de unidad con el Todo.

Es un desarrollo natural que consiste en ir perdiendo poco a poco la identidad egocéntrica (eso de que esto es mío, mío), pasar por la sociocéntrica (Dios y Patria), y llegar a la mundicéntrica (ONU, Médicos Sin Fronteras, etc.). De aquí a sentirse uno con todos los seres sintientes no humanos hay otro paso más, pues la compasión no se siente solamente por el sufrimiento de tu vecino o de la humanidad entera sino por todo lo que vive y sufre (se deja atrás el narcisimo, el sexismo, el racismo y hasta el especismo1).
En Astrología, estas tres fases estarían representadas por una Astrología mágica prepersonal (los astros como dioses que marcan un destino prefijado y a los que hay que temer o adorar), una Astrología racional (controlar y usar la información para provecho personal) y una Astrología transpersonal (simbolizando y alumbrando la correspondencia dentro-fuera).

Imperialismo y revolución
La Revolución Francesa fue un hecho decisivo en la historia socio-política del mundo. Los excesos y el terror coincidieron con la abolición de la esclavitud y el concepto de los derechos humanos. En la posterior configuración las revueltas independentistas en América son la cuna de nuevos países e identidades patrióticas. A principios del siglo XX la fuerza económica de la industrialización revoluciona la manera de vivir de la gente. Hoy tanto el capitalismo como la ecología están en crisis.
Urano siempre encarna la energía revolucionaria, mientras que Saturno y Plutón acostumbran reaccionar con miedo, control férreo y autoritarismo cruel.
En Avatar, los excesos imperialistas de colonización están encarnados por la empresa a cargo de obtener el unobtanium. Las escenas de las grandes topadoras arrasando la selva de Pandora son un reflejo de lo que pasa hoy en muchos lugares del mundo y de la cualidad de Saturno-Plutón.
Quince días después de su estreno en China, el gobierno del país ordenó la retirada de Avatar de la mayoría de sus 4.500 pantallas de cine. En Internet y en columnas de opinión de periódicos chinos los comentaristas hicieron referencia a que muchos ciudadanos habían sufrido salvajes expropiaciones a manos de empresas constructoras, y acaso podrían identificarse con la situación que sufren los na’vi en la película, incitándoles a revelarse, luchar y proteger sus hogares.
La destrucción del hogar de los Onomaticaya también tiene un simbolismo mitológico y arquetípico. Según la Enciclopedia Británica, el árbol del conocimiento, que une el cielo y el inframundo, y el árbol de la vida, que conecta todas las formas de creación, son formas del árbol del mundo o árbol cósmico. Para los antiguos nórdicos, Yggdrasil es un fresno perenne: el árbol de la vida, o fresno del universo. Sus raíces y ramas mantienen unidos los diferentes mundos (niveles de realidad): Asgard, Midgard, Helheim, Niflheim, Muspellheim, Svartalfheim, Alfheim, Vanaheim y Jotunheim. El árbol de los Onomaticaya es nuestro Amazonas, nuestra Patagonia, nuestros ríos, nuestros bosques, los recursos de nuestro planeta Tierra.

Hibridación
Tarde o temprano todos nos mezclaremos. La genosocióloga Anne Schützenberger dice que todos somos mestizos. Provenimos de dos familias diferentes, la de nuestra madre y la de nuestro padre. Adquirir esta conciencia de que ya somos mestizos puede provocar una apertura benéfica, un reconocimiento de nuestra unidad en la diferencia. Es la cualidad Acuario – Leo implícita en la nueva era que ya está comenzando.
Esta hibridación en principio tiene que ver con la relación entre Jake y Neytiri, y luego entre Jake y los na’vi. Una de las escenas finales donde ambos (Jake en forma humana) se miran, se tocan y se “ven”, tiene una poderosa fuerza en el inconciente colectivo, como bien me señaló Eugenio Carutti. ¿Será posible una mezcla entre humanos de diferentes culturas, en paz, alegría y creatividad? ¿Es posible darnos cuenta que en muchas ocasiones los alienígenas somos nosotros?
En la historia humana, hacia el año 1500 (T cuadrada entre Saturno, Urano y Plutón) América comienza a poblarse por europeos, motivados por las libertades y promesas de los reyes católicos. Es el nacimiento de los futuros criollos. En 1900 otra ola de europeos se mezclará con los residentes americanos, y en estos momentos el tema de controlar la inmigración tiene un lugar preponderante en la agenda de los países del llamado primer mundo. En este siglo vemos movimientos migratorios en todo el orbe: de Europa Oriental a Europa Occidental y Latinoamérica, de Latinoamérica a EE.UU. y España, del África subsahariana, Brasil, Portugal, Marruecos, Ecuador, Colombia, Rumanía a España y Francia, de Albania y África subsahariana (a través de Libia y Túnez) a Italia, del África subsahariana y Marruecos a Francia, Portugal y España, de Pakistán, Bangladesh e India al Reino Unido, de China y Filipinas a Japón y Portugal, de Turquía a Alemania.
Urano es el arquetipo de aquello que no encuentra un lugar, porque justamente remite a lo diferente, lo raro, lo inclasificable. Los inmigrantes generalmente tienen mucho Urano, y en el mundo actual, al llegar al nuevo país se encuentran con Saturno y Plutón que los rechazan, los prohíben y los estigmatizan.
En Avatar también vimos un intento de conquista y el desplazamiento forzado de todo un clan, y siempre por temas de recursos, economía y riqueza. La humanidad se va moviendo genética, geográfica y culturalmente. ¿Estamos preparados para aceptarlo y celebrarlo?

Tecnología
La película en sí misma es un portento de tecnología. El equipo de Cameron quería ir mucho más allá de los esfuerzos anteriores, para garantizar el completo realismo de los personajes. Para conseguir esto, desarrollaron, entre otros inventos, un nuevo sistema de captura de interpretación facial basado en imágenes2. por medio de una cámara sujeta en la cabeza que grabara con precisión los detalles más pequeños de las interpretaciones faciales de los actores. La cámara grababa el movimiento de los ojos, lo que no había sido el caso con los sistemas anteriores. Otra innovación creada especialmente para la película fue la Cámara Virtual, que permitió a Cameron rodar escenas dentro de su mundo generado por ordenador, exactamente igual que si estuviera rodando en un escenario de Hollywood. Por medio de esta cámara virtual el director podría ver no sólo a Zoë Zaldana, sino a su personaje de piel azul de tres metros de altura, Neytiri. En vez de ver a Sam Worthington y a Sigourney Weaver, vería sus avatares azules gigantes, al completo con sus colas y enormes ojos dorados. Y, en lugar del austero espacio gris del lugar de filmación, iba a ver la exuberante selva de Pandora, o tal vez las flotantes Montañas Aleluya2.
El film también muestra el contraste entre el poder de la tecnología de los humanos y la primitiva tecnología na’vi. Es decir, arcos y flechas versus misiles teledirigidos y armas nucleares. Y aquí no se trata de exaltar la romántica y heroica resistencia de los Onomaticaya, sino de integrar lo mejor del mundo de la tecnología con la sabiduría del cuerpo. O de la mente con los instintos. Pues valorando la inteligencia inconciente podemos hacer un mejor uso de la inteligencia tecnológica. La victoria la lidera este “engendro” creado con la última tecnología genética y en total contacto con la naturaleza pandoril, quizás por eso haya sido elegido por Eywa (el espíritu de Pandora según los los na’vi).
Si nos retrotraemos a los ciclos diacrónicos de los siglos anteriores, vemos a la novela de Frankenstein como pionera en el tema de la manipulación de vida y sus efectos éticos y científicos. La guerra de los mundos como un choque de especies donde una tecnología destructiva increíblemente avanzada sucumbe ante el poder de unos meros microbios terrestres.
Recordemos que Urano remite a todo lo que es de avanzada, con la tecnología de punta y particularmente con la electricidad. Saturno es arquetipo del científico tradicional y de la responsabilidad y Plutón tiene que ver con la liberación de energía.
No hace falta hablar del uso de la electricidad en nuestro mundo. La teoría cuántica fue fundamental en el desarrollo de la energía nuclear, y ahora vemos avances constantes en el desarrollo de gadgets electrónicos que permiten estar interconectados a todo momento. El mundo es otro gracias a la tecnología.

Interconexión entre todos los seres
Si algo llama la atención en el mundo de Pandora es esa conexión que existe entre toda su flora y fauna. Conexión conciente lograda a través de misteriosas hebras luminosas que salen del cabello trenzado de los na’vi. Esta conexión no solamente se da a nivel biológico sino que también es trascendente a niveles espirituales, pudiendo conectar con ancestros ya muertos y con Eywa.

Este tema comprende a las escenas más emocionantes del film, donde más allá de ver las conexiones, Jake nos cuenta:… Ella (Neytiri) siempre habla de la energía que fluye en los animales espirituales (con conciencia). Es realmente difícil de comprender (por la mente racional), no sólo se trata de ponerle un ojo a todo allí afuera… Traté de entender esta profunda conexión que la gente tiene con el bosque. Ella lo define como una red de energía que fluye en todas las cosas vivas. Ella dice que toda la energía es prestada y que un día tienes que devolverla.
Cuando Jake al fin de su entrenamiento mata limpiamente a un animal, reza la oración tradicional de los cazadores na’vi: “Te veo, hermano. Mi pueblo te agradece. Tu espíritu se irá con Eywa, tu cuerpo se queda para convertirte en parte de nuestra gente”. Que distinto suena a la inconciencia (por llamarlo de alguna manera) con que tratamos a nuestras vacas, cerdos, conejos, chinchillas, aves y peces en los campos de exterminio llamados eufemísticamente “granjas industriales”.

Otro momento de interconexión se ve cuando “jakesully” es aceptado como miembro del clan, poniendo cada uno sus manos sobre los hombros del otro, generando visualmente una red mandálica con centro en nuestro azulado héroe.
Más tarde, Parker, el “gerente” de la empresa expropiadora dice: “¿Sabes qué? Aquí tiras un palo al aire y aterriza en algún lugar sagrado”. A lo que la científica contesta “La riqueza no está en el suelo, está en el entorno, en las conexiones”. En términos astrológicos sería, la riqueza no está en Tauro ni en Escorpio, la verdadera riqueza es Acuario.
Cuando el personaje de la científica (Grace) se está muriendo, dice, “estoy con ella Jake, es real”. Su mente racional se rendía ante la experiencia espiritual de vuelta a Eywa.
Más adelante Neytiri afirma: “nuestra madre Eywa nunca se involucra, sólo protege el equilibrio de la vida”. Aquí es evidente el paralelismo entre Eywa y Gaia, la hipótesis propone que los organismos vivos y las materias inorgánicas forman parte de un sistema dinámico que da forma a la biosfera de la Tierra. Nuestro planeta sería un organismo con funciones autorreguladoras.

Pero esta teoría absolutamente racional (denominada con un nombre absolutamente mítico) contrasta para los científicos con la visión esotérica de la New Age. Aunque el propio Lovelock dice: “De alguna forma, aunque quizá perjudicaran la aceptación de la teoría por la comunidad científica, los partidarios de la New Age fueron más clarividentes que los científicos. Hoy sabemos que el gran sistema de la Tierra, Gaia, se comporta como otras diosas míticas, Kali y Némesis. Actúa como una madre que puede ser cariñosa pero también despiadadamente cruel hacia los transgresores, incluso si forman parte de su progenie3”.
Lo importante es darnos cuenta que más allá de la interconexión entre todos los seres sintientes, llamémosla “en horizontal”, existe una conexión “en vertical”, una red vital que puede comunicar distintas frecuencias o planos de la realidad. Que te comunica con Eywa o con un tipo de conciencia trans-racional, llámese Eywa, Gaia, Buda, Dios, la Fuerza, el Tao, etc.

Es interesante la actual posición de Urano en Piscis y Neptuno en Acuario, pues le dan un contexto a la T cuadrada que venimos comentando. Están en recepción mutua, acentuando cualidades que han sido propias de estos últimos años. La recepción mutua genera una especie de reverberación de contenidos disímiles pero coherentes. En este caso se trata tanto de una renovación de arquetipos en el inconciente colectivo, como de una fase de reabsorción de la cualidad uraniana. Es fraternidad junto con sensibilidad. (Urano en Piscis o en fase XII). Por otro lado, imágenes arquetípicas, sueños, fantasías y sensibilidades se conectan en red, por un instante se iluminan las sombras y la visión sorprendente desaparece rápidamente tras velos vaporosos. Es compasión vía Internet (Neptuno en Acuario o en fase XI).
La película aparece en este momento porque los patrones arquetípicos se han activado como a mediados de los ’60. El inconciente colectivo resuena con un film que narra ficticios acontecimientos de mediados del siglo XXII. Desde el punto de vista de la Astrología sabemos que esto no es azar y tiene un profundo significado.

Avatar habla de lo que ocurre en la Tierra hoy… y se proyecta a lo que puede ocurrir en la Tierra en 2154, si no antes. Pero si el film nos brinda alguna esperanza es justamente porque transmite a los millones de espectadores un mensaje vital. Un mensaje que tiene que ver con la importancia del uso ético de la tecnología, la realidad de la interconexión de toda la vida en el cosmos, con el respeto y gratitud que le debemos a los seres que nos alimentan con su vida, con la posibilidad concreta de vincularnos con una forma más amorosa y sabia de inteligencia.
Si esto, más que verlo o pensarlo, lo podemos llegar a sentir, hay esperanza. La esperanza que Pandora, sin querer, guarda en su caja para todos.

Estreno de la película
La película se estrenó el 18 de diciembre de 2009 en gran parte de Europa y en Estados Unidos, así como en México y Paraguay, aunque en algunos países se proyectó en fechas distintas, tanto anteriores como posteriores, al estreno internacional.
La carta (Fig. 4) muestra un Sol en Sagitario en aspecto tenso con Plutón, Saturno y Urano. Podemos decir que la temática que hemos venido analizando se canaliza sagitarianamente en una fiesta de acción, color y goce visual como pocas veces se ha dado en la pantalla grande. Avatar provoca una especie de conciencia ampliada gracias a sus increíbles imágenes 3D.
Resulta interesante la conjunción partil entre Neptuno y Júpiter en Acuario pues aquí la temática pisciana adquiere significancia. Como sabemos, ambos son regentes de Piscis, y según Sue Tompkins su contacto remite a grandes sueños, grandes fantasías, experiencias místicas, grandes evasiones, orgullo espiritual, exploradores del mar. Avatar posee todo esto, y en cuanto al “mar” recordemos que Pandora es una luna del planeta Polifemo, quien era un titán hijo de Neptuno -dios de los mares-, atacado por Nadie (Ulises) en la inmortal obra La Odisea. Lo pisciano se transluce en el argumento arquetípico, las imágenes casi oníricas y su impacto en el inconciente colectivo, y en el amor compasivo que subyace en buena parte de la historia.

carta natal avatar

También resulta interesante que esa conjunción entre Neptuno y Júpiter se opone al Sol Plutón de Cameron, un tránsito personal que da sentido y sensibilidad a su potente núcleo plutoniano. Además su Neptuno en Libra también es activado por el mismo tránsito, que le da forma (la cuadratura como fase 4) a su capacidad imaginativa y de conexión con los arquetipos, sintonizando con los patrones astrológicos diacro y sincrónicos.
Siguiendo con las sinastrías, el Mercurio del estreno está sobre el Neptuno de 2157, comunicando de alguna forma el complejo arquetipal de aquel futuro. También se da un retorno de Saturno (en Libra), una vuelta en espiral acerca de la responsabilidad por mantener un sano equilibrio global (hipótesis Gaia).

Notas
1. El término especismo proviene de la palabra “especie”, e indica la actitud humana según la cual la propia especie (humana, en este caso) es privilegiada por algún motivo respecto de todas las otras especies animales. Peter Singer, en su clásico libro Liberación Animal lo define como: “un prejuicio o actitud parcial favorable a los intereses de los miembros de nuestra propia especie y en contra de las de otras.”
2. peliculas.labutaca.net/como-se-hizo-avatar
3. James Lovelock. La venganza de la Tierra. Editorial Planeta. 2007.

Datos Natales
James Cameron – 16.agosto.1954, hora desconocida, Kapuskasing, Ontario, Canada. http://www.astrotheme.com

Bibliografía
– Carutti, Eugenio. Seminarios de Psicología Planetaria. Casa XI. Septiembre 2009.
– Delgado Gonzalez, José Antonio. http://www.psicologiaespiritualidad.blogspot.com
– Tarnas, Richard. Cosmos y Psique. Editorial Atalanta. 2008.
– Wikipedia, la enciclopedia de contenido libre que todos pueden editar. http://www.es.wikipedia.org

Alejandro Christian Luna – Astrólogo egresado de CIAREI y de Casa XI. Se dedica a la Astrología Transpersonal. Editor del sitio http://www.astrotranspersonal.com.ar. Escribió los artículos El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde: el difícil vínculo entre Saturno y Marte/Plutón y El Fantasma de la Opera: la dinámica entre Venus-Plutón que se publicaron en los Nos 20 y 21 de MEDIUM COELI.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: