jump to navigation

¿Donde estoy “yo” en la carta natal? 28 de diciembre de 2011

Posted by Alejandro Luna in Uncategorized.
trackback

Por Alejandro Christian Luna

Solemos definir a la carta natal como una “fotografía” o representación gráfica que fija la posición de los planetas en el cielo en el momento en que un ser nace. La carta es un mandala que simboliza el potencial del individuo así como sus cualidades, sus ritmos evolutivos, los aprendizajes y los temas por los que tendrá que transitar a lo largo de su vida. Además, como letras y palabras de un lenguaje cósmico, los distintos planetas, signos, casas y aspectos van narrando el texto de esa vida.
Se generaliza diciendo que el Sol de la carta astral es un símbolo -entre otras cosas- de la esencia fundamental de nuestro ser, la identidad más profunda y el centro de identidad o el núcleo del yo. Pero también es cierto que, dependiendo de su posición por casa y aspecto, también podría representar cualquier otra cosa, acaso uno de los padres, el esposo, una hija, el jefe, la mejor amiga, etc.
Desde el punto de vista de la psicología tradicional, el yo es la unidad dinámica que constituye el individuo consciente de su propia identidad y de su relación con el medio; es, pues, el punto de referencia de todos los fenómenos físicos y psíquicos, el punto focal de la conciencia y la sensación continuada de identidad personal. Es el organizador de nuestros pensamientos e intuiciones, de nuestros sentimientos y sensaciones. Es el portador de la personalidad y quien nos brinda el sentido de ser quien somos. Eso es el Sol.
Tomemos otro factor, la Luna por ejemplo. Desde siempre hubo acuerdo en la comunidad astrológica que representa -entre otras cosas- a la figura materna. Así, la situación de la Luna por signo, casa y aspecto nos referirá a las cualidades de nuestra madre o a lo que haga de madre. Tanto los planetas como las Casas refieren entonces a cierto tipo de personajes y experiencias que me veré obligado a transitar y conocer.
No quiere decir esto que en Astrologia valga todo o que todo sea indistinto. Quienes se han involucrado seriamente con ella saben que la información que brinda es increíblemente precisa y significativa. Y además sincroniza tanto con situaciones y climas externos como con necesidades personales inconcientes e internas.
¿Pero entonces qué es lo que indica la carta natal? ¿Define quien soy o señala situaciones externas? ¿Me describe a mi tal cual soy o describe mi cambiante entorno?
Aprender Astrología es aprender a mirar. Es empezar a ver la interconexión de todo; darnos cuenta que en verdad nosotros estamos hechos de relaciones y de vínculos cambiantes. Como dice Jodorowsky ¿quién puede decir “Yo” sin pensar en todos los otros?.
Pero no se trata de una idea o un concepto para estar de acuerdo o en desacuerdo, más bien es una vivencia. Y cuando la interconexión se siente, uno ya no puede continuar siendo como era. La identidad cambia en forma natural, sin ser forzada ni obligada a fuerza de voluntad.
Lo increíble del caso es que el cambio de identidad se da al mismo tiempo que el cambio en las relaciones. Así como las posiciones planetarias reflejan momento a momento los aconteceres diversos de nuestra vida, la carta natal refleja el entramado del que formamos parte. Nuestra carta natal de repente no es más nuestra. ¿Qué hace entonces en mi carta el pesado de mi jefe o el baboso de mi marido? ¿Qué hace ahí ese accidente tan estúpido o ese encuentro imposible por lo inesperado y feliz?. ¿Qué hago yo en la carta de mi compañero de trabajo, en la Casa V de la carta de mi madre o en la Luna de mi abuelita? En un nivel somos un entramado que circula a través del telar tejido por las miles y miles de cartas que nos rodean a todo momento (tan invisibles como las ondas de radio de teléfonos celulares o televisión que nos atraviesan todo el tiempo).
Descubrimos que nuestra identidad deja de ser fija, se torna plástica, cambiante, creativa. Pero ahora también responsable, madura, sensible. Y todo está ahí, en “nuestra” carta que no es nuestra. La carta ya no es una fotografía sino que es un fluir, fluyen las relaciones, la identidad; y yo puedo entregarme o no a este fluir, a estas olas de existencias que me invitan a surfear. Si no quedo fijado en mi conocida sensación de identidad, me re-descubro, soy más de lo que creía que era, soy otra cosa.
No estamos diciendo que el yo o el ego no tenga una función importante. Al contrario, lo que ocurre es que primero debemos fortalecer una sana sensación de identidad personal para que más adelante podamos ir más allá de ella. Para surfear no hay que tenerle miedo al agua… y saber nadar. En este sentido un primer paso es llegar a conocerse a uno mismo, y conocerse tan profundamente como para descubrir que eso que llamamos uno mismo… no existe.
Lo que entendemos por “uno mismo” es siempre cambiante, no es algo rígido. Lo que se fija es el yo, y a su vez, el yo sirve para fijar (identidad, memoria, sensaciones). Tendremos que desarrollar la capacidad de pasar de una conciencia focalizada a otra desfocalizada, pues aún nos cuesta mucho ver esa otra dimensión (3D!), la del vínculo en sí, más allá de lo que me convenga o no. Y no solamente hablamos de vínculos de pareja sino también de vecinos, enemigos, familia, animales, plantas, etc.
El ciclo astrológico más profundo por el que estamos transitando es el de cambio de era. Estamos ingresando a la era de Acuario lenta pero definitivamente. Esta tensión entre el yo focalizado (Leo) y el yo vincular (Acuario) se hará cada vez más evidente, y las próximas generaciones tematizarán cada vez más en ello. Una avanzada la vemos en el fenómeno de las redes sociales por internet como Facebook y Twitter, donde millones y millones de personas de los más diversos colores, sexos y religiones están interconectadas compartiendo su “leonidad” o “solaridad”, subiendo fotos, videos, gustos personales, etc.
Las viejas identificaciones concientes ya cristalizadas irán poco a poco perdiendo su magnetismo a los fragmentos de mi mismo, y circularán renovadas por mi Luna y tu Saturno, por tu Venus y mi Neptuno hasta que ya no hayan “mis” ni “tus”, y permanezcamos en contacto con el centro vacío de la carta natal, que pulsa vitalmente desde el núcleo luminoso de cada ser.

Revista UNO MISMO. Septiembre 2010.

Anuncios

Comentarios»

1. Juan de - 29 de diciembre de 2011

Hola Alejandro,

He leido tu articulo.
Estoy trabajando con un metodo que sostiene muchos de estos criterios de interpretación que expones, pero que sin embargo los observa desde otra perspectiva.

La astrologia propone localizar diferentes “areas” del ser en diferentes areas de la carta.
De ese modo intentamos diferenciar el Ego, la Sombra, el Si-Mismo,el Daimon, lo Inconsciente,lo que quieras… en diferentes areas de la carta Tropical.

Desde esta perspectiva de la que hablo, se concibe la Carta Tropical en su totalidad como un entramado de sistemas de defensa de la personalidad, enteramente a la merced de lo Inconsciente.
El Sol, no es lo que uno “es”, sino aquello que a uno lo ha “cegado” en la creencia de que uno es como es.

Desde esta perspectiva, observamos la Carta Tropical al interior de un contexto Tri-dimensional, compuesto por la carta tropical…y otras dos.

Creo que es una perspectiva que podría enriquecerte porque estás a dos dedos de obtener la respuesta que buscas. .

Toda la carta Tropical es el Matrix.

Si quieres, podriamos charlar de esto.

Un saludo,
Juan

2. Alejandro Luna - 29 de diciembre de 2011

Hola Juan, es muy interesante lo que planteas, supongo que podes estar refiriendote misteriosamente a la carta dracónica, sideral o védica. Por lo que he investigado… todo es Matrix, y el pensar que podemos salir de la Matrix es un programa más…
Un saludo cordial

3. Humberto - 26 de mayo de 2013

Un trabajo interesante.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: